De un mundo a otro -45

Cuando me cansaba de estar en la cama, me sentaba junto a U ventana y segufa leyendo. De noche, antes de que mi padre volviera del bar, tambien lefa, y cuando el libro me gustaba mucho a veces me detenfa un momento, miraba la cubierta, pasaba los dedos por el nombre del autor y a continuacion posaba calidamente la mano en las tapas, con los Continue reading

De un mundo a otro -44

De pronto, sin siquiera pensarlo, le pregunte si podia prestarme el libro del que nos hablaba. Me contesto que si y entro a casa a bus- carlo. Recuerdo que, al cabo de un momento, me lo tendio con las dos manos y que yo tambien lo recibi asi, con respeto. Era un libro grueso y temf no tener fiierzas suficientes para leerlo, pero en la cubierta se leia, Continue reading

De un mundo a otro -43

llego el otono, un otono impetuoso y lleno de dificul- tades. Los primeros dfas el viento sacudia las hojas de los arboles, las hacfa caer y las arrastraba por las calles, y despues se puso a llover.
Cada dia mi padre estaba mas nervioso y despues de cenar, mientras el estaba en el bar, mi madre y yo nos Continue reading

De un mundo a otro -42

Yo solo tenia ganas de irme a la cama, pero no podia hacerlo hasta que el dijese que ya era la hora o hasta que se fuera al bar. En la cama me sentia mejor, aunque continuamente pasaba del miedo a mi padre al odio poderoso que crecia dentro de mi cabeza hacia aquel hombre que nos hacia sufrir injustificadamente. A continua- ci6n me dejaba Continue reading

De un mundo a otro -41

—El muchacho… —Y con eso segufa refiriendose a mi tio— no tiene bastante con llegar tarde, pasarse horas desayunando… Ahora hay una moda nueva. Ahora, en lugar de comer, se echa a dormir sobre los sacos y a media tarde se come el bocadillo que le ha preparado tu hermana. Come —me advertia a mi y me lanzaba una mirada de Continue reading

De un mundo a otro -40

—Que pasa por donde? —le pregunto un dia Perico.
—Por las estrellas —respondio Jaume—, y eso significa que no podemos mentir, que debemos estar alegres y comportarnos de una forma varonil. Nada de maricones. Hay que estar con los obre- ros, por eso llevamos esta camisa, y la corbata negra significa que estamos de luto perpetuo por Jose Antonio. Verdad que la gente lleva un Continue reading

De un mundo a otro -39

—El dia que los chinos se levanten —nos comento en una oca- sion muy en serio como si quisiera atemorizarnos—, sera mejor que nos echemos a temblar. Nos aniquilaran, sin la menor duda. Nuestro mundo no resistira el empuje de los sabios y crueles orientales. Ya vereis como no me equivoco. En su cultura se ha conservado una esplendida mezcla de refinamiento y primitivismo salvaje. Una socie- dad que supo imponerse la idea del fimcionario eficiente Continue reading

De un mundo a otro -38

Nos gustaba fisgonear, y cualquier cosa que hiciera aquella gente, incluso la mas insignificante, nos resultaba extrana, de forma que nos pasabamos mucho rato entreabriendo la puerta de la calle y gastando bromitas nerviosas. Al final, cuando la senora Rosalia se daba cuenta, daba un chillido, como li la iorprcndi emoi, y no decia de mala Continue reading

De un mundo a otro -37

Antonio, cuando se recupero de la operacion, tambien decidio irse con una puta, aunque no tuviera la edad. Lo de Perico le habia impresionado como a todos nosotros, pero el queria entrar en una casa de putas y llevarse a una tia a la cama. Tema una direccion y, cuando nos lo conto, pareda satisfecho. Tambien era una mujer mayor, mayor que su Continue reading

De un mundo a otro -36

Tambien hablamos de los viejos, de Cesar, de Edir, del senor Gaspar y de la senora Rosalia, y nos tronchamos de risa recordando aquel dfa en que el gigante se levanto pesadamente de la butaca mientras chillaba como un loco; o evocando, en palabras de Ramon, los dientes picados de la vieja y el hedor acre que desprendfa su ropa, que incluso Continue reading